dimecres, 26 de maig de 2010

Els nàufrags de la boja esperança... d'un món per a tots > no ens ho podem perdre

No ha estat possible contemplar-ho a Paris; totes les localitats exhauriedes. Confio que poguem contemplar-ho a Barcelona. Som nàufrags d'uns esperança política. social, cultural, educativa... sota la tempesta de l'interès econòmic dels especuladors del món que mouen els capitans titelles que ens governen.


Contenido. Una reflexión sobre la utopía en política, la magia del cine y la fuerza colectiva
El Théâtre du Soleil tiene nuevo espectáculo
El Théâtre du Soleil, la compañía de Ariane Mnouchkine, propone en París "Los náufragos de la loca esperanza", un espectáculo que mezcla con pasión una reflexión sobre la utopía en política, la magia del cine y la fuerza colectiva de una aventura teatral fuera de lo común. La famosa compañía debutará en París y emprenderá una extensa gira internacional.

Mnouchkine. Los náufragos de la loca esperanza.
Théâtre du Soleil

La Cartoucherie acogerá durante varios meses este nuevo espectáculo antes de que emprenda una larga gira internacional.

La compañía, fundada en 1964, representó hasta el verano de 2009 "Les Ephémères", una evocación íntima y emocionante de momentos de vida en la Francia contemporánea.

El cambio de programa es radical con "Les naufragés du fol espoir", para los que el Soleil, como siempre, ha reinventado su espacio. La fachada de la "nave" central del edificio lleva la mención "Au fol espoir" (La loca esperanza): estamos en un cabaret Belle Epoque donde un gran fresco (mundo terrestre y marítimo) evoca el universo de Julio Verne (1828-1905).

Esta novela póstuma ha sido adaptada por Hélène Cixous para darle vida en el escenario. El resto del espectáculo (la mitad) es fruto del trabajo de la treintena de actores ardientes que componen la compañía del Soleil.

En sus manos, cada creación es una obra pensada con detenimiento, improvisada y ensayada bajo la mirada comprensiva y exigente de Ariane Mnouchkine, que cumple 71 años el 3 de marzo.

El espacio escénico por el que se mueven los actores es el granero de "Au fol espoir", un merendero a orillas del río Marne. Durante este verano de 1914 en el que Europa va a precipitarse en la guerra, la compañía rueda una película, guiada por un director exaltado que cree en los poderes del cine naciente y en la posibilidad de construir una ciudad fraternal. Su guión se funde en el relato de Julio Verne, los náufragos se encuentran en la isla Hoste chilena, cerca del cabo de Hornos: ¿Un mundo mejor? No es seguro...

La melancolía tiñe la obra, su lado burlesco va a juego con el cine mudo. Un género evocado con virtuosismo por la compañía gracias a un incesante baile de decorados o accesorios y de tesoros de efectos (nieve, tempestades) fundados en un artesanado (cuerdas, poleas) de alto vuelo.