dissabte, 11 de febrer de 2012

COMPRAR UN JERSEI. A quin preu? Per a mi? Per als qui el treballen? I són infants.

A Massimo Dutti 39 €, a El Corte Inglés 29 €. Tan barat?
No ens ho podem creure. No ens ho hem de creure.
No podem mirar a una altra banda. Som còmplices de crims contra la infància.

L
as multinacionales de ropa deportiva han perfeccionado la estrategia: los niños trabajan en casa.
EL CORTE INGLES (Induyco), INDITEX (Zara, Massimo Dutti, Stradivarius, Pull and Bear, Bershka y Oysho) , CORTEFIEL, MANGO: Son las empresas citadas por una investigación realizada por Intermon.

Aquí viuen els nens de ZARA. I les nenes de Catalunya aniran a comprar els seu modelets de temporada. Canvi de roba cada any.

En estos cubiculos duermen los esclavos de Zara

Em agosto passado, quatro grandes redes varejistas de roupa foram descobertas utilizando oficinas de confecção com trabalho escravo: Marisa, Pernambucanas, Collins, e completa o grupo a multinacional espanhola Zara.

Com um faturamento mundial de 12.500 milhões de euros anuais, o gigante da moda espanhola Inditex (Arteixo, A Corunha) proprietário da cadeia Zara, tem 30 lojas não Brasil e dá emprego a 7 mil pessoas. Todas as lojas são limpas, com bom design, impecáveis e sedutoras.

Em contrapartida a essa imagem impoluta existem tugúrios infames onde se produz a vestimenta de ZARA. Oficinas em que se exploram imigrantes indocumentadas bolivianas ou peruanas. Mulheres com crianças pequenas costuram durante 16 horas inclinadas sobre suas máquinas. Sobrevivem trancadas em cubículos pestilentes e com capatazes que não as autorizam a sair para a rua. As inspeções encontraram fortes indícios de tráfico de pessoas e inclusive comprovaram que existia exploração infantil.

O lucro de ZARA provem em grande parte da miséria do custo na confecção de suas roupas. Nessas oficinas, a remuneração não passava de R$ 2 (pouco mais de um dólar) por peça produzida. Depois dos enganosos descontos, as trabalhadoras não chegavam a receber nem sequer o salário mínimo (R$ 545) e menos ainda o piso dos convênios das empresas com os sindicatos do setor (R$ 676).

Segundo ZARA, no Brasil têm 46 fornecedores diretos e 313 oficinas subcontratados, o que totaliza mais de 11 mil funcionários nessa cadeia de exploração esclavista.


Què "macos" els nostres nens. Els nens sí, però els estem vestint a preu de sang. Ja cal què ens hi repensem. Martí Teixidó




¿QUÉ ES ETHIC?

La fiscalía brasileña investiga un presunto caso de esclavitud y de explotación infantil

Un escándalo relacionado con los derechos humanos ha salpicado directamente a la empresa española Zara, del Grupo Inditex, tras haberse destapado que un proveedor de la firma en Brasil empleaba a trabajadores bolivianos y peruanos en condiciones de esclavitud.

Según el informe del Gobierno brasileño, al que ha tenido acceso Ethic, Zara sería también responsable de las irregularidades, dado que “el nivel de dependencia económica de este suministrador (AHA) en relación a Zara les quedó claro a los fiscales”.

De acuerdo con la versión de los funcionarios del Gobierno de Dilma Roussef la firma AHA funciona, en la práctica, como “extensión de logística de su cliente principal, Zara Brasil Limitada”.

“La empresa es responsable de los que trabajan para ella. Estos trabajadores estaban produciendo prendas de Zara y seguían orientaciones de la empresa. Ésta es la actividad de la empresa, la razón de su existencia, por esto es su deber saber cómo están siendo producidas sus prendas“, subrayó la fiscal Giuliana Cassiano Orlandi.

El caso fue revelado por la red televisiva brasileña Band, cuyos reporteros acompañaron a un equipo de fiscales del Ministerio de Trabajo que liberó a 15 personas que trabajaban en condiciones degradantes en dos talleres clandestinos de Sao Paulo que fabricaban ropas para la empresa AHA, suministradora de Zara.

Según el reportaje, en mayo pasado una operación similar de la Superintendencia Regional del Trabajo y Empleo (SRTE/SP) liberó a otros 52 trabajadores -casi todos bolivianos- sometidos a las mismas condiciones en la ciudad de Americana, en el interior del estado de Sao Paulo.

Al llegar a Sao Paulo, los trabajadores que confeccionaban ropa para Zara eran obligados a cumplir jornadas de hasta 16 horas diarias por salarios inferiores al mínimo vigente en el país (unos 340 dólares por mes). Además, se les descontaba del salario el costo del viaje a Brasil, comida y otros gastos, lo que, a juicio del Ministerio de Trabajo, confirma el delito de esclavitud por deuda.

Inditex niega cualquier responsabilidad

Ethic se ha puesto en contacto con el grupo Inditex, que ha negado cualquier responsabilidad en las irregularidades y ha subrayado que, al contratar talleres que explotaban ilegalmente a trabajadores, AHA “violó seriamente” el Código de Conducta para Fabricantes del grupo.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada